█ Fraseario – Blog de opinión █ ▬ Aída María Holguín Baeza ▬

"¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, el mundo está podrido." -Santa Catalina de Siena-

El peso de la ley

Luego del vil y cobarde asesinato del periodista Javier Arturo Valdez Cárdenas, el presidente Enrique Peña Nieto convocó a los gobernadores y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México a una reunión urgente para analizar la situación, revisar y definir acciones conjuntas para garantizar las condiciones que se requieren en el ejercicio periodístico.

En esa reunión, el presidente Peña Nieto aseguró (por enésima vez) que el gobierno mexicano aplicará todo el peso de la ley en contra de los responsables de los hechos delictivos. Sin embargo, con el historial de impunidad que ha persistido durante su gobierno, queda en evidencia que no se ha dado cuenta de que en México, en materia de combate a la impunidad en crímenes contra periodistas, la ley no tiene peso alguno o, si mucho, es de “peso paja“.

Y es que, considerando que de 2000 a la fecha, la organización Artículo 19 ha documentado el asesinato -en posible relación con su labor periodística- de 106 comunicadores en México (33 de ellos durante la administración de Enrique Peña Nieto) y que, el 99.7% de las agresiones contra periodistas siguen impunes; queda claro que la ley (esa que desde su campaña dijo Peña que aplicaría con todo rigor) está muy lejos de alcanzar el peso suficiente para garantizar las condiciones necesarias para el pleno ejercicio del periodismo.

Es “quizás” por eso (y Peña no lo sabía), que la organización Reporteros Sin Fronteras tiene catalogado a México como el tercer país (después de Siria y Afganistán) más peligroso para ejercer el periodismo, y como el país más mortífero -para los periodistas- de América Latina.

Imagen, cortesía de A. Helguera

El caso es que 106 asesinatos después, Enrique Peña Nieto por fin decidió que ya era momento analizar la situación, revisar y definir acciones. No obstante, como suele suceder, del dicho al hecho hay mucho trecho. Es decir, para que la ley tenga el peso suficiente, se requiere de menos dichos (discursos) y más acciones concretas, firmes y congruentes que lleven a la detención y castigo a los responsables de los crímenes en contra de los periodistas.

De nada sirve un presidente “conmovido” e “indignado” si no hace nada por “darle color” a los elefantes blancos denominados Mecanismo de protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas y Fiscalía Especializada de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión que, como bien lo han señalado diversas organizaciones civiles, de poco o nada han servido.

Indudablemente, para que las agresiones contra periodistas no queden sin castigo, es imprescindible aplicar todo el peso de la ley. Pero para que eso suceda, primero es necesario dotar a la ley del peso requerido; es decir, administrar (como función y como bien) la justicia de manera adecuada. Y para lograr esto último, se requiere de un presidente capaz y verdaderamente comprometido con la defensa, protección y aseguramiento del pleno ejercicio periodístico, cuyo fin social es el de mantener informada a la población, fomentando así, el pensamiento crítico que, a través del análisis y la reflexión, la induzca a formar su propia opinión de lo que sucede y actuar en consecuencia.

Finalizo en esta ocasión con una adaptación de lo dicho alguna vez por el economista estadounidense, Edwin Walter Kemmerer: Excelente cosa es una buena ley, pero ésta no tiene ningún peso si no hay hombres de grandes capacidades que se encarguen de ejecutarla.

███████████████████████████████████████████

Anuncios

Un comentario el “El peso de la ley

  1. Hugo Castellanos
    25 mayo, 2017

    A gente como Enriquete el del copete les reluce el acto de regalar espejitos y palabras bonitas a la gente de la cual se supone deben proteger y hacer un lugar mas eficiente para que tengan una excelente calidad de vida.
    Y ¿Que se puede hacer al respecto? las marchas solo es perdida de tiempo, las protestas no sirven de nada, se planean actos, acciones maestras que son hechadas a perder por la misma gente que se unio a la causa o por infiltrados del gobierno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 mayo, 2017 por en Autoría de Aída Ma. Holguín Baeza y etiquetada con , , , , , , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico.

Visitas al Blog

  • 67,587 desde el 11-Mar-2010

El estado de Chihuahua

La ciudad de Chihuahua