Politizar o no politizar, esa es la cuestión.

politizacionCada vez que la clase política en el poder no quiere que se hable de ciertos temas, recurre a la ya famosa solicitud de no politizar al respecto. Tal es el caso del gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte Jáquez, quien luego de que una nueva ola de violencia; o sea, del incremento de “hechos aislados”, exhortó “respetuosamente” a todos los actores de la vida pública a que el tema de la seguridad se mantenga lejos del debate político.

Para comprender le exhorto de César Duarte (y de muchos otros políticos en el poder) es necesario considerar que -de acuerdo a la Real Academia Española (RAE)- el término “politizar” tiene dos significados. El primero de ellos, se refiere a “dar orientación o contenido político a acciones, pensamientos, etc., que, corrientemente, no lo tienen”; el segundo, a “inculcar a alguien una formación o conciencia política.

Al analizar y reflexionar sobre lo que ambas definiciones implican, es cuando nace la obligada cuestión: ¿Politizar, o no politizar?

Sin duda alguna, el exhorto de César Duarte intenta fundamentarse en la primera definición del término “politizar”. No obstante, es en la segunda definición donde radica el interés de César Horacio Duarte Jáquez (y también del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong) para que el tema de seguridad -ni cualquier otro que no le convenga- se politice.

Poder ciudadanoDicho en otras palabras, queda claro que lo que menos que César Duarte quiere es que los chihuahuenses tengan una formación o conciencia política porque, de ser así, estarán en posibilidades de razonar y reflexionar con base a la realidad. Esa realidad que él mismo César Duarte se ha encargado de evidenciar, y que ha provocado que los chihuahuenses comprendan que hay que dejar de ser solamente habitantes para empezar a ser los ciudadanos que Chihuahua demanda.

Por otro lado, la solicitud de César Duarte solo ha venido a corroborar que la incongruencia es uno de sus tantos defectos personales (y como gobernante). ¿O es que acaso ya se le olvidó que el tema de la seguridad fue uno de los temas que él mismo politizó durante su campaña a la gubernatura de Chihuahua?

Ante este último cuestionamiento, la respuesta es muy obvia: Sí, si se olvidó. Todos aquellos discursos demagógicos en los que no sólo politizó, sino con los que medraba políticamente con el tema de seguridad durante su campaña, ya se le olvidaron.

El asunto es que aún y cuando César Duarte quiera evitar que los chihuahuenses tengan conciencia política, no va a ser una tarea sencilla porque ahora hay más ciudadanos que comprenden que la política no es exclusiva de la clase política en el poder ni de los partidos políticos, sino que se trata de un asunto en el que hay que participar activamente para hacer ciudadanía, que es lo que desde hace mucho tiempo nos había estado faltando para poder llegar a construir el país y el estado que queremos.

En esta ocasión concluyo con lo dicho alguna vez por el escritor, actor y director de cine chileno, Alejandro Jodorowsky: “Para acabar con los malos políticos hay que elevar por todos los medios el nivel de conciencia de los que votan.”

===============================================================
===============================================================


About this entry