Fracking: inminente ecocidio.

Gas shaleEl sábado pasado, poco más de 300 personas tuvimos la oportunidad de enterarnos -de cuerpo presente- sobre los efectos que la explotación de hidrocarburos -no convencionales- causa no sólo en el aspecto ambiental, sino también en lo social y en lo económico.

Esto, durante el Foro “Impacto ambiental y social del fracking” -organizado por el Sistema de Enlace del Senador chihuahuense, Javier Corral Jurado; la Alianza contra el Fracking, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI); y Fundar, Centro de Análisis e Investigación-, que se llevó acabo en el Teatro de Cámara “Fernando Saavedra” de la Ciudad de Chihuahua; y que también fue transmitido por Canal 28 local -simultáneamente en su plataforma en Internet-.

En dicho Foro, se trataron varios asuntos de interés público; pero, tal y como lo dijo -en Redes Sociales- Rubén Torres Chavira, un joven estudiante de la Universidad Regional del Norte: “es complicado resumir todos los temas que ahí se trataron”; sin embargo, vale la pena compartirles el comentario que este joven hizo respecto al Foro: “[…] Sus altos contenidos temáticos sobre la Reforma Energética y sus daños colaterales (entre ellos el Fracking), describieron con transparencia el impacto social y ambiental que puede generar una decisión mal tomada[…]”

Para comprender un poco más respecto al tema principal -que fue el “fracking”-; es importante saber que se trata de una técnica, cuyo proceso consiste en fracturar hidráulicamente las rocas del subsuelo, para extraer el gas que en ellas se encuentra.

De acuerdo a lo señalado por los expositores, esta técnica no es nueva; sin embargo, con la Reforma Energética -recientemente aprobada-, el fracking sería el mecanismo que las empresas privadas utilizarían para explotar el gas “shale” en territorio nacional.

Quizá algunos lectores se pregunten ¿y por qué debería importarnos el fracking?

Pozos de explotación de gas “shale” en Wyoming, EU

Pozos de explotación de gas “shale” en Wyoming, EU

En primer lugar, porque ya se ha demostrado que esta técnica provoca daños ambientales y sociales irreversibles; mismos por los que como habitantes del planeta tierra, ya estamos pagando. En segundo lugar, porque hay varios estados de la república –entre ellos Chihuahua– que son zonas de reserva de gas “shale”, por lo que la utilización del “fracking” -para su explotación-, está a la vuelta de la esquina

Si bien es cierto que Chihuahua aún se encuentra en etapa de estudio para saber si hay suficiente cantidad de ese hidrocarburo no convencional para su posterior explotación, las consecuencias ya las estamos pagando. En esta primera etapa (de estudio), son consecuencias económicas, ya que -según los datos proporcionados por la investigadora española Aroa de la Fuente– actualmente PEMEX está destinando 30 mil millones de pesos para realizar dichos estudios en varios estados de la república; lo cual, es de beneficio para las empresas privadas -con cargo a nuestros bolsillos- .

Por otro lado, es importante tener en cuenta que para la perforación de un solo pozo –de los cientos o miles que se harían-, se requieren de 9 a 29 millones de litros de agua mezclada con 260 químicos tóxicos; lo cual, contaminará el suelo, el subsuelo y el aire. Dicho en otras palabras: la afectación en vegetación, animales y personas; y los impactos -a corto y largo plazo-, repercutirá en las generaciones presentes y futuras, dado que -antes, durante y después (del proyecto de exploración y explotación)- se violentan diversos derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales de la población; especialmente de las comunidades cercanas, pero también de otras poblaciones.

Volviendo al tema de la mezcla -de agua y químicos-, es importante saber que ésta es inyectada en el subsuelo a una presión de 8,000 lbs. Este proceso del fracking, está directamente relacionado con el aumento de sismos -según los resultados de estudios hechos a nivel internacional-.

No veo no oigo no habloPor todo lo anterior –y mucho más-, es de suma urgencia que hagamos conciencia de lo que en un futuro cercano podría suceder en Chihuahua, si los estudios realizados por PEMEX señalan que hay suficiente gas “shale” para su explotación.

Como se dijo al inicio de este artículo, fueron tantos los temas abordados en el Foro, que resulta difícil exponerlos en tan poco espacio; sin embargo, no queda duda alguna-, de que ahí pudimos escuchar -y observar- la gran amenaza que representa el uso del fracking.

Si todos los legisladores y funcionarios hicieran -o al menos asistieran- a este tipo de eventos informativos, otro gallo nos cantaría. Obvio es, que no a todos les interesa informarse -y mucho menos informarnos-.

Finalizo en esta ocasión, con los cuestionamientos reflexivos que durante el Foro hizo el geólogo italiano; también Doctor en Ciencias de la Tierra e investigador titular del Centro de Geociencias de la UNAM, Luca Ferrari Pedraglio: “¿por qué hemos llegado a explotar este tipo de hidrocarburos?, ¿cuáles son los costos económicos, energéticos y socio ambientales?; y más que nada, ¿vale la pena explotar el gas shale?”

Fracking

===============================================================
===============================================================


About this entry