█ Fraseario – Blog de opinión █ ▬ Aída María Holguín Baeza ▬

"¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, el mundo está podrido." (Santa Catalina de Siena)

Fanatismo traicionero

Ahora que nos encontramos en época electoral, viene a apoderarse de un buen número de simpatizantes y militantes de los partidos políticos una práctica que en ocasiones confunde los intereses particulares con los intereses comunes: el fanatismo.

En primer lugar, debemos tomar en cuenta que el fanatismo es una apasionada e incondicional adhesión a una causa, un entusiasmo desmedido y obstinado hacia determinados temas, y en casos extremos incluso supera la racionalidad, puede llegar a circunstancias tales que incluyen como síntoma el deseo de imponer una creencia, considerada buena para el fanático o para un grupo de ellos.

El fanatismo normalmente se conoce, se menciona y se practica en cuestiones que tienen que ver en el ámbito artístico, pero es en las “causas” políticas donde paradójicamente toma una mayor relevancia dado que el “fan” tiende a cegarse ante las debilidades y/o carencias de su partido o candidatos.

Cuando de política hablamos, el “fan” corre el riesgo de traicionarse a sí mismo, a su familia, a su comunidad y a su país puesto que a capa y espada defiende las posturas de sus candidatos aún y cuando en ocasiones salte a la vista que estas pueden ser incorrectas, anti éticas o incluso inmorales.

No se debe perder de vista que la ideología de los partidos políticos no siempre va de la mano con la práctica que en el pasado haya realizado alguno de sus candidatos y que “fanatizarse” con un candidato –al grado de defender lo indefendible— no necesariamente traerá un beneficio colectivo que es el único objetivo al que debiera apegarse todo aquel que busque gobernar o representar al pueblo.

La defensa extrema de las posturas de una persona no puede ni debe sobrepasar al de la propia institución política a la que representa, ya que reconocer los errores y debilidades es parte fundamental de un proceso de mejoramiento que permitirá que el resto de la ciudadanía –los que no militan en algún partido— recobren un poco de confianza en el sistema de partidos políticos.

Sin duda alguna, el fanatismo es válido y trae en ocasiones un poco de adrenalina que permite entusiasmarse con la participación de aquellas personas que pensamos podrán mejorar nuestra situación actual como ciudadanos y como sociedad en su conjunto; no obstante, cuando este fanatismo traspasa lo irracional y se convierte en extremismo puede representar una traición a nosotros mismos y al objetivo primordial que consiste en el bien común en donde el beneficio y bienestar sea para todos y no solo para unos cuantos.

La ciudadanía no puede ni debe aceptar el autoengaño; porque de ello puede depender el futuro de todos. No se puede olvidar que todos somos responsables del rumbo que queremos que tome nuestra ciudad, nuestro estado y nuestro país. Hay que dejar de ser fan y comenzar a ser ciudadanos responsables que razonamos a la hora de tomar nuestras decisiones. Si bien es cierto que esas decisiones en algunos casos podrán beneficiar de manera individual y/o a las personas más cercanas, también es cierto que pueden perjudicar a un mayor número de personas.

Termino pues, con una frase del escritor y filósofo francés Voltaire: “Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 junio, 2010 por en Autoría de Aída Ma. Holguín Baeza y etiquetada con , , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico.

Visitas al Blog

  • 62,780 desde el 11-Mar-2010

El estado de Chihuahua

La ciudad de Chihuahua