El “hubiera” sí existe

El “hubiera” si existe; y que levante la mano quien no haya dicho alguna vez: “si hubiera dicho esto… si no lo hubiera dicho…si no hubiera hecho esto otro… si lo hubiera hecho”. Seguramente nadie está exento de esta situación, y es una clara muestra de que algún acto cometido en el pasado nos causa un claro, sincero e insoportable arrepentimiento.

El “hubiera” puede ser entonces, un sinónimo de arrepentimiento; y el arrepentimiento no es otra cosa que la sensación que los seres humanos experimentamos al darnos cuenta de que hemos cometido un error. A su vez, ese sentimiento de arrepentimiento nos puede causar distintas emociones como la culpa, la vergüenza o el remordimiento.

Si no estamos de acuerdo con que el “hubiera” es un sinónimo de arrepentimiento; con lo que no podremos estar en desacuerdo es en que el “hubiera” es un momento de reflexión con nosotros mismos, y en el que entramos en un proceso de meditar o de considerar lo sucedido de forma detenida y analítica.

Hay quienes aseguran que el “hubiera” no existe, que es de PErsonas derrotadas; sin embargo, también hay quienes difieren de esa afirmación porque transforman el “hubiera” en una oportunidad de corregir los errores cometidos y aplicar los aprendizajes para no volver a tropezar con la misma piedra.

Es necesario darle al “hubiera” la importancia que requiere y no desperdiciarlo ni desaparecerlo de nuestro vocabulario ni de nuestras vidas porque es mucho más que una palabra. Se trata de la actitud que nos ayudará en la toma de decisiones personales y/o profesionales; es decir, el “hubiera” es la herramienta básica que en un futuro no muy lejano nos ayudará a pensar dos veces antes de decir o hacer las cosas.

Aunque el “hubiera” existe y debe seguir existiendo; tampoco podemos abusar de él porque mientras menos “hubiera” usemos, más felices seremos como personas y más equilibrada será nuestra vida y la de quienes nos rodean; mientras menos veces lo usemos significa que serán mejores las decisiones tomadas.

Aterrizando y ejemplificando un poco lo antes dicho sobre este tema; habría que decir que en plena época electoral los “hubiera” del pasado tienen que pesar más en nuestra toma de decisiones. No se vale que dentro de dos o 3 años estemos nuevamente diciendo “es que si hubiera analizado mejor los perfiles de los candidatos; si hubiera votado por el otro. Mucho menos se vale que aquellos que no participaron en esa decisión se lamenten con un “hubiera” al que no tienen derecho.

Es necesario que no olvidemos que los gobernantes y legisladores los elegimos los ciudadanos; por lo tanto, no podemos responsabilizarlos de todo lo que nos sucede ya que nuestro voto es una decisión que debe ser la adecuada para nuestras expectativas y para las necesidades de nuestras familias. Justo ahí, en nuestro voto, comienzan a procesarse una serie de posibles “hubiera”.

Errar es de humanos y el “hubiera” está permitido; lo que no está permitido es no pensar y dejar de analizar seriamente lo que queremos que sea de nuestro país, de nuestro estado, de nuestro municipio, de nuestras familias y de nosotros mismos en un próximo futuro.

Termino esta vez con una frase del Filósofo, matemático y premio Nobel británico Bertrand Arthur William Russell: “La historia del mundo es la suma de aquello que hubiera sido evitable”.


About this entry