█ Fraseario – Blog de opinión █ ▬ Aída María Holguín Baeza ▬

"¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, el mundo está podrido." -Santa Catalina de Siena-

A propósito de esclavitud…

Estaba a punto de escribir un artículo de opinión sobre un tema que ocupaba mi pensamiento desde hace algunos días, cuando en el recorrido (virtual) diario que hago por medios de comunicación, me encontré con una advertencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre las nuevas formas de esclavitud.

En dicha advertencia, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, menciona los casos del endeudamiento, la venta de niños y el tráfico de mujeres e infantes con fines sexuales como nuevas forma de esclavitud; vino a mi mente una nueva forma de esclavitud que no se menciona, pero que tristemente es una práctica cotidiana en nuestro querido México: los miles de servidores públicos que son sometidos a presiones y abusos a través de la vil amenaza de perder sus trabajos si no apoyan a tal o cual candidato o partido político.

Recordé a todas aquellas personas que son usadas y abusadas por temor a perder el ingreso con el que sostienen a sus familias.

En esta misma advertencia que la ONU hace a través de su dirigente, sostiene que las raíces de esas prácticas están en la ignorancia, la intolerancia y la codicia; planteamiento con el que estoy totalmente de acuerdo, porque esas raíces de las que habla, en México no solo se encuentran en personas o grupos delictivos, sino que se han extendido al ámbito de los partidos políticos y peor aún al gubernamental.

Todo esto me lleva a hacer una reflexión muy simple, y ya lo dice el viejo y conocido refrán: No tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre.  Con esto, quiero decir que la culpa en realidad es de nosotros los ciudadanos al permitir que esas prácticas abusivas y faltas de ética se sigan cometiendo.

El secretario de la ONU habló en tiempo pasado y dijo que que “mientras los traficantes se hicieron ricos, los dueños de esclavos los sometieron a inconcebibles niveles de maltrato físico, mental y emocional”.

Mi opinión es en tiempo presente: en México, si bien es cierto que el maltrato físico no se aplica, mientras que los partidos a través de muchos de sus candidatos, representantes populares, funcionarios y gobernantes se hacen ricos, todavía se atreven a someter a inconcebibles niveles de maltrato psicológico a funcionarios que solo buscan el sustento bien habido para sus familias.

Quizá lo más grave de la situación se centre que muchos de los “representantes” del pueblo y funcionarios públicos cometen omisión en el cumplimiento la normatividad y de las funciones que les han sido encomendadas y se enfoquen en realizar acciones contrarias al bien común y obedeciendo solo a intereses particulares o grupales.  Todo esto, seguirá sucediendo mientras los ciudadanos callen, permitan y avalen estos abusos.  Si seguimos así, México no va a cambiar y nuestras familias no van a mejorar.

La ONU convoca a los gobiernos y a las sociedades del mundo a imitar el valor y el coraje de quienes lucharon por emanciparse de la esclavitud, para acabar con las formas modernas de ese fenómeno.

A los poderes de los gobiernos y a los partidos ya no se les puede convocar a nada porque han demostrado en los hechos que no les interesa el bien común; sin embargo, la convocatoria debe seguirse reforzando hacia a la sociedad para imitar el valor y el coraje para acabar con la moderna esclavitud.  No debemos olvidar que el gobierno y los partidos los hacemos nosotros los ciudadanos, no debemos dejar que la ignorancia, la intolerancia, la desesperanza y el temor alimenten la codicia de unos cuantos.

Bien lo dijo un excelente Chihuahuense que aspiraba a gobernar nuestro Estado: “Hay que dejar de ser habitantes y comenzar a ser ciudadanos… en la medida que los funcionarios públicos se ciñan al orden legal establecido, se responderá al reto que demandan los ciudadanos… las practicas clientelares y corporativas para controlar políticamente deben terminar…”

Concluyo pues con una frase bastante fuerte pero ilustrativa de Manuel Jesús Clouthier del Rincón (El Maquío) pero que aplica para todos: “Lo importante no es cambiar de amo, sino dejar de ser perro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 marzo, 2010 por en Autoría de Aída Ma. Holguín Baeza y etiquetada con , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico.

Visitas al Blog

  • 64,426 desde el 11-Mar-2010

El estado de Chihuahua

La ciudad de Chihuahua